NUESTRA HERENCIA CULTURAL

MARIANO MATAMOROS

─ Mi Matamoros querido (nunca te podré olvidar)

─ Mi Matamoros del alma (nunca te podré olvidar)

Sin duda reconocerás el coro de la canción Mi Matamoros querido del popular y famoso Rigo Tovar. Es más, estoy seguro que hasta la puedes tararear. Cuando escuchamos Matamoros, por lo general, pensamos en la ciudad fronteriza del estado de Tamaulipas y pocos, lo asociamos con Don Mariano Matamoros y Guridi, Benemérito de la Patria.

Te voy a pedir que busques en la red una imagen de este importante insurgente para que al leer lo que te voy a contar, puedas ponerle un rostro.

Nació en el Virreinato de la Nueva España, el 14 de agosto de 1770, en la Ciudad de México. En aquella época no había muchas opciones a las que se pudieran dedicar los criollos, recuerda que estos eran hijos de españoles nacidos en territorio americano, los cuales dentro del sistema virreinal de castas tenían una enorme desventaja frente a los españoles nacidos en España, quienes acaparaban todos los puestos políticos y de gobierno. Mariano al igual que muchos criollos, tuvo que optar por la carrera eclesiástica. 

Era un hombre delgado, de pequeña estatura, color blanco amarillento, ligeramente picado de viruela, con cabello rubio y ojos azules —el izquierdo un poco más pequeño que el derecho. Su voz era gruesa y hueca. Tenía muy arraigado el vicio de fumar puro. 

Matamoros, como muchos sacerdotes virreinales, tuvo dos hijos. Un niño engendrado en sus días de estudiante y del cual se hizo responsable desde que su madre murió, haciéndolo pasar como su hijo adoptivo en todos los curatos donde estuvo; y una niña, llamada Benita Mariana Ricarda Matamoros, fruto de un romance que sostuvo con su prima Catalina.

Como te podrás imaginar, esto fue todo un escándalo y hubo que separar a la pareja, Mariano fue enviado en 1807 como cura párroco a Jantetelco, hoy en el estado de Morelos. Un año después, España fue invadida por los franceses, hecho que desencadenaría la Guerra de Independencia de México en 1810.

La Independencia, la podemos dividir en tres momentos, el primero que lo protagonizan Hidalgo, Allende, Ortiz y los Aldama; un segundo momento, en donde los personajes principales son Morelos, Matamoros, Bravo y los hermanos Galeana; y un tercero, que lo encabezan Guerrero, Victoria e Iturbide.

Mariano Matamoros acompañó a Morelos durante sus campañas, resultó ser tan buen estratega militar que el mismísimo Siervo de la Nación lo consideró su “brazo derecho”.

Para algunos especialistas, la historia ha dejado al margen a este apasionado insurgente que murió fusilado en Valladolid, hoy Morelia, en febrero de 1814.

En la actualidad lo podemos honrar en el Museo Mariano Matamoros, ubicado en la que fuera su celda dentro del convento de San Pedro Apóstol en la cabecera municipal de Jantetelco y del cual partió el 13 de diciembre de 1811 junto a 47 hombres, entre ellos su hijo Apolonio, para unirse a la lucha armada.

Cuando podamos salir de casa (#Quédateencasa) te invito a que visites este museo, por lo pronto investiga un poco más sobre Mariano Matamoros, Morelos y la Guerra de Independencia, al hacerlo fortaleces tu identidad como mexicana y mexicano, ya que esto también forma parte de nuestra herencia cultural.